Restos del molino con la presa a su izquierda

MOLINO de LASTERROA

Este molino se sitúa en la orilla izquierda del Arakil (a veces llamado también Arga o Asiain), muy cerca de la muga de Lizasoain y facero de Behetiko Euntzea (actuales casitas). Actualmente se encuentra en ruinas, pero se aprecian perfectamente la presa y las principales estructuras molinares.

Lasterroa fue propiedad del palacio hasta finales del siglo XIX. Los continuos cambios de arrendatario no permiten hacer una genealogía familiar como en las otras casas. Además, en muchos casos los molineros arrendatarios no vivieron en Lasterroa sino en el pueblo o en los pueblos vecinos. Se hace un listado de los molineros que explotaron el molino a lo largo de más de 300 años.

1. Martín Oscoz, casado con María Goñi fueron molineros hacia 1550. Tuvieron a María Martin Oscoz Goñi.

2. Joanes Santesteban hacia 1577.

3. Joanes Izcue  hacia 1582.

4. Juan Lizaosain, casado con María Egues vivieron en Lasterroa varios años entre 1583 y 1586. Tuvieron a Joanes Lizasoain Egues que le sucedió en el oficio.

5. Joanes Lizasoain Egues. Se casó con María Uztarroz. Fueron molineros durante un largo período, de 1587 a 1604. Tuvieron nueve hijos.

6. Esteban Irigarai hacia 1600.

7. Martín Ollacarizqueta casado con María Yabar. Molineros entre 1606 y 1609

8. Guillen Marchueta, casado con Graciana Zabalza y su hijo Joanes Marchueta casado con María Garcia Ibero Lerruz fueron molineros, de manera intermitente, desde 1610 hasta 1633.

9. Beltran Lucuce casado con Madalena Izcue, vecinos de Izkue (casa Beltranena) fueron molineros en períodos diferentes: de 1619 a 1624 y en 1628.

10. Joanes Oregar y su mujer Juana Ollacarizqueta entre 1616 y 1641. Vivieron en el molino.

11. Domingo Hugalde entre 1644 y 1649.

12. Pedro Villanueva y Brianda Irurzun en 1650.

13. Joanes Oses y María Oteiza entre 1660 y 1665.

14. Martín Satrustegui entre 1674 y 1678.

15. Lope y Joanes de Esparza entre 1678 y 1706

16. Esteban Ayerra y Michaela Iturralde entre 1725 y 1727.

17. Pedro y Juan Martín Ilzarbe entre 1745 y 1746

18. Martin Joseph Orella, su mujer Thomasa Goñi, su hijo Juan Martín Orella Goñi, casado con Juana María Maiza, fueron molineros durante un largo período: desde 1768 hasta 1802.

19. Joseph y Lorenzo Azpiroz desde 1802 hasta 1830.

20. Juan Martiarena, Fernando Lecea y Javier Goldaraz fueron los últimos molineros documentados entre 1874 y 1876

21. A principios del siglo XX se anunciaba su venta.

Hay que señalar que estos molinos tenían un gran valor económico. Se pueden considerar como las únicas actividades de tipo industrial existentes en nuestros pequeños pueblos. Eran alquilados cada poco tiempo a los molineros de la zona, los cuales constituían un gremio que se iba repartiendo las diferentes aceñas de la Cendea y valles vecinos: Lasterroa, Barazpea (de la parroquia de Izkue), Ibero, Etxamur y la Barazta de Ororbia, Arazuri, Asiain, Lizasoain, Etxauri, Errotz, etc. Estos nombres de molineros, que hemos citado arriba, aparecen en todos nuestros molinos. Algunos de ellos eran venidos ce la Baja Navarra: los Marchueta, Lucuce, etc.

Es muy interesante el estudio de los alquileres: tiempo, renta a pagar, momento del pago de la renta, cláusulas de averías, arreglos y demás condiciones.

En 1627 Francisco de Elso Arbizu, palaciano del pueblo y dueño de Lasterroa lo arrendó a Joanes Oregar molinero. Este vivía en aquel momento en el molino de Asiain (propiedad del Condestable de Navarra). El arriendo era por tres años y entraban también dos piezas anexas al molino de 9 robadas. Se fijaba una renta de 4 robos de trigo, menos dos cuartales, por semana, con la obligación de llevarlos cada semana al palacio. Elso se comprometía a tener corriente y moliente el molino, que es de dos ruedas, con sus aposentos. Seguía una serie de condiciones: si el molino dejase de funcionas se debería descontar la parte correspondiente dela renta, salvo en las crecidas y falta de agua; las piedras soleras eran por cuenta de Oregar; si por culpa de este quebrase alguna de las molederas sea obligado a pagarla. Tras los tres años el molinero debía dejar libre el molino. Actuó de testigo el clavero del palacio de Asiain.

En 1637 se repitió el contrato de arrendamiento con el mismo molinero, que entonces vivía en Ollo. El arrendador era Jerónimo Elso Arbizu. El período el mismo, pero la renta cambió: eran 3 robos y 12 almudes por semana más 6 robos cada uno de los tres años. Actuaron de testigos Martin Arteta, casero del palacio de Artazcoz y Juanes Errea casero del de Zaldaiz, que tambié era de Elso.

En 1777, Vicente Belazquez de Medrano (Puente la Reina) arrienda el molino de Lasterroa a Martin  Joseph Orella y su hijo Juan Martin, residentes en Lasterroa que pertenece al mayorazgo propiedad de Belazquez,  con los edificios, jarcias y las 2 piedras correderas. Lo arriendan hasta 1781 por 170 robos de trigo limpio sin mezcla de veza ni otro menuzel a pagar en 3 plazos. Comienza arriendo en San Martin. El coste de la reparación de las jarcias interiores a cago de Orella y todo el mantenimiento a costa de Orella salvo las correderas, según se acostumbra en Puente la Reina en el arriendo de molinos.

Una pesadilla constante de los molineros eran las riadas. Cada poco tiempo, tanto la presa como el molino eran dañados por las crecidas del Arakil con el gasto en reparaciones. Estas eran encargadas a los maestros en reparar molinos. La documentación nos aporta interesantes datos sobre las principales riadas históricas y sobre los detalles de los  arreglos y sus costes.

En 1591 el asunto del pleito era una obra en la presa de Lasterroa cuyo pago reclamaba Martin Elosegui, maestro cantero de Arkarate. Fermín alegó que Elosegui no había hecho a tiempo la obra con los perjuicios consiguientes, pero fue condenado al pago.

Lasterroa no dejaba de darles disgustos a los Elso (además de pingues beneficios). En 1646 la riada había hecho grandes destrozos dejando una sola piedra en funcionamiento, razón por la que el molinero Domingo Hualde requería de Jerónimo el arreglo urgente de los daños.

Se comenta que ese año de 1673 hubo una riada que se llevó la presa del molino y un incendio en el palacio de Zaldaiz que costaron unos 800 ducados.

En 1679 Joana y Carlos, junto con su padre y suegro Carlos, recibieron permiso del Consejo Real para tomar un censo con el fin de pagar las obras del molino Lasterroa.

En 1700 se vuelve a repetir la destrucción de la presa de Lasterroa por las inundaciones. Queriendo reedificarla cuanto antes, Carlos y su hijo Gregorio piden permiso para disponer de los bienes depositados en el Depósito General del reino con el fin de abordar la obra de 350 ducados. El maestro molinero Arteta presenta proyecto y obra ya realizada con todo detalle.

En 1775 se arreglaron las jarcias del molino de Lasterroa por parte del maestro de obras Ignacio Legarra, vecino de Ollo. Era molinero Martín Joseph Orella, trabajos que costaron 683 reales.

La historia del molino de Artazkoz forma parte de la historia del palacio de los Arbizu, Elso y Belazquez de Medrano. Por tanto, remitimos a ese documento para completar la información.

  • Presa de Lasterroa

  • Firmas de arriendamientos del molino de Francisco (1627) y Jerónimo (1637) de Elso Arbizu

  • Presa y ruinas del molino