UGALDE

El nombre de Ugalde debe de ser muy reciente. Desconocemos los nombres anteriores de esta antigua casa, ligada en sus primeros siglos a los abades del pueblo. Al no haber sido ocupada por un linaje familiar y haber estado ocupada en gran parte por inquilinos, no es fácil descubrir los nombres de sus moradores.

Este edificio lo encontramos citado y descrito en algunas obras:

  • "En Artazcoz otro edificio interesante, que, según indica una mujer, perteneció al Duque de Alba, está siendo restaurado por el pintor Miguel Echauri de Pamplona. Parece tener algún significado medio eclesiástico”. Caro Baroja. La casa Navarra.
  • "Las casas se distribuyen en dos grupos, separados por la carretera, sobre la altiplanicie que domina el río. Al O. hay, entre otras, un edificio blasonado (Arce), frente al antiguo palacio, con una cruz de Malta decorando la clave de la portada; perteneció en 1557 a Frances de Arbizu”. 2.3C.25. PALACIO. De Don Jeronimo de Elso y Arbizu (1645); (1661, ADP.: Car. 1191, n 25, ff 63-65). Caserón con cruz de Malta en la clave de la puerta principal. Jimeno Jurio. Toponimia de la Cendea de Olza.

 Vemos, por tanto, que algún autor la ha confundido con el palacio.

1ª Generación

 La historia de esta casa está unida en sus comienzos a la de Loperena. Los primeros dueños conocidos, fueron Martín Miguel de Artazcoz, nacido en el pueblo hacia 1440 y su mujer Andre Jurdana de Artazcoz. Esta pareja tuvo varios hijos y entre estos encontramos a D. Martin Artazcoz Artazcoz, nacido hacia 1475. D. Martín fue abad del pueblo, conocido en la documentación como el viejo rector. También es citado el padre de Martin Miguel en el testamento de D. Martin de 1519, pero desconocemos su nombre.

2ª Generación

D. Martín, siendo abad, tuvo un hijo con María Yrigoyen, moza de Ibero, hijo que, para no variar, también se llamó Martín, Martin Artazcoz Irigoyen, el cual nacería en el pueblo hacia 1500 o quizás algo más tarde. Este hijo de cura, como era bastante habitual en aquellos tiempos, también fue clérigo, ocupando la abadía del pueblo a la muerte de su padre. Fue el conocido como bachiller D. Martin Artazcoz.

El viejo rector testó el 13 de junio de 1519, testamento que dio lugar a varios pleitos entre sus parientes. La raíz del problema era que había nombrado como heredero universal a su hijo el bachiller D. Martín de Artazcoz, quien le sucedió en la abadía del pueblo. Nombraba cabezaleros a sus hermanos Martin Martinez de Artazcoz y María Martín viuda, moradores en el pueblo. En una declaración de testigos en Ororbia, en 1546, encontramos que el rector murió por San Juan de 1519 o 20. Otro dice que en aquel año de 1519 vivían el hermano y las hermanas salvo la de Muruzabal. El viejo rector disponía en el testamento ser enterrado en la sepultura donde yacía su abuelo.

En los pleitos por la citada herencia también aparecerá D. Carlos de Echauri, clérigo del pueblo homónimo y sus hermanos Miguel Sanz y María de Asiain, estos residentes en Pamplona, quienes pleitearían más tarde por los bienes del hijo del rector, el bachiller.

3ª Generación

D. Martin Artazcoz Yrigoyen. Ya hemos dicho que debió nacer hacia 1500 y que, al igual que su padre, fue abad de  Artazkoz. Para no ser menos, el bachiller también procreó un hijo, Miguel Artazcoz, nacido hacia 1525, pero no sabemos quién fue la madre.

Como se ha comentado, D. Martin fue nombrado heredero por su padre, pero esta herencia fue reclamada por los descendientes de María, María Martín y María Miguel, hermanas del viejo abad testador. Fue Johan Ripa, habitante en Iruña, quien con más empeño pleiteó por la herencia. Johan era hijo de Margarita de Artazcoz y Bernat de Esparza, vecinos de Ororbia. Margarita, a su vez era hija de Diego de Arazuri y de María Miguel la ya citada hermana del rector. Pues bien, Ripa era cesionario y donatario de su madre Margarita y de los hermanos de esta (sus tíos), María Martin de Artazcoz y Martín Escolano.

La reclamación se extendía a la casa del viejo rector, la actual casa de Ugalde, sobre la que había fundado una capellanía en su testamento. Según un proceso, el viejo rector tenía «una casa muy grande con su torre y palomar afrontada por todas partes con calles y caminos que el propio rector viejo la principió e hizo desde los cimientos y la puso como esta al presente». De todas maneras, D. Martín conservó los bienes de su padre. La base principal de esta reclamación era la prohibición de heredar que tenían los hijos de clérigo, caso del bachiller D. Martín. En consecuencia, el testamento citado carecía de validez legal.

Vemos, por tanto, que la casa fue edificada por D. Martin, el viejo rector, muy probablemente hacia comienzos del siglo XVI. La cruz de Malta que figura en su clave no sabemos qué origen pudo tener. Se desconoce la relación de este abad con la orden de Malta, como algún autor ha supuesto.

El bachiller falleció en el mes de agosto de 1543, dejando como heredero a su primo D. Carlos de Echauri.

4ª Generación

Miguel de Artazcoz, nacido en Artazcoz hacia 1525. Fue escribano de los Tribunales Reales, figurando como secretario en muchos procesos. Por un proceso finalizado en 1569 conocemos detalles de este matrimonio. Se casó en 1546 en Lusarreta con Gracia de Lusarreta Billanueba, nacida hacia 1520 en el pueblo de su apellido, en cuya parroquia arrendaría las primicias Miguel en 1547-49. Los casó D. Juan de Bergara. Los contratos matrimoniales los hicieron tras la boda en Lusarreta el 4.10.1546. Graciana era hija de Garcia y María. En ese proceso se incluye copia de los contratos y los datos de sus tres hijas:

  1.  Johana Martín de Artazcoz Lusarreta. Nacida en noviembre de 1546 en Lusarreta.
  2.  Theresa de Artazcoz Lusarreta. Nacida hacia 1548 en Artazcoz.
  3.  Agueda de Artazcoz Lusarreta. Nacida hacia 1550 en Artazcoz.

Miguel y Graciana debieron residir, además de en la capital, en Lusarreta y Artazcoz, según se deduce de los nacimientos de las hijas. Naturalmente, en nuestro pueblo habrían ocupado la casa construida por su abuelo D. Martin.

Miguel, aparte de los debidos a su profesión de escribano de la Corte, anduvo constantemente metido en pleitos propios. Los más importantes tuvieron que ver con la hipoteca de sus bienes en el pueblo y con la herencia de su padre y abuelo.

Hay varios pleitos a cuenta de la herencia de su abuelo D. Matín y de su padre D. Martin el bachiller, ambos abades de Artazcoz. En el primero de ellos, de 1544 apenas tendría Miguel 20 años. Fue acusado por sus parientes D. Carlos de Echauri (Etxauri), Miguel Sanz de Echauri y María de Asiain (Pamplona), hermanos, de graves injurias y amenazas contra el primero.  Había muerto el bachiller hacia agosto de 1543 dejando como heredero universal a su primo segundo D. Carlos (abuelos hermanos). A la vista de esto, Miguel montó en cólera y le amenazó de muerte. La cosa debió ser grave puesto que Miguel fue llevado a las cárceles de Iruña desde donde solicito la libertad bajo fianza. Miguel, aparte de negar que amenazara de muerte a D. Carlos, se defendió diciendo que solo tuvieron una discusión a cuenta de que Miguel le pidió a D. Carlos las casas y tierras del difunto bachiller. Los testigos de Miguel Sanz y María eran de la opinión de que el bachiller no dejó nada a su hijo por su mal comportamiento. Luego dice que D. Carlos era primo carnal del bachiller. Tras la muerte del bachiller, su heredero D. Carlos echó de la casa a Miguel. Miguel fue condenado a seis meses de destierro.

Más tarde, en 1546, Johan Ripa se querellaría contra Miguel de Artazcoz y contra D. Carlos de Echauri por la misma herencia.

Miguel debió morir hacia 1556, según se deriva de un pleito de 1557 que tuvo su viuda, Graciana de Artazcoz o de Lusarreta, con Juan de Lojau mercader de Iruña a cuenta de la posesión de la casa de Artazcoz. La casa afrontaba por todas sus partes con caminos públicos. Miguel y Lojau, al parecer, había tenido el negocio de los diezmos de la parroquia, a consecuencia del cual Miguel había contraído fuertes deudas con Juan de Lojau. Por tanto, este había ejecutado la deuda y se había hecho con la casa del escribano, a lo que se opusieron la viuda Graciana y la hija Juana. Hacía año y medio que el portero real había echado de casa a Miguel y su familia, dándosela a Lojau quien puso un casero a vivir en ella. A pesar de ello, Miguel siguió viviendo en la casa hasta su muerte y en 1557 seguían ocupándola su viuda e hija, a la vez que lo hacía el casero. En los últimos tiempos, Martín Lojau, hijo de Juan, con la ayuda de un fustero y herrero había cambiado el candado de la puerta y un cantero había destejado el tejado y la torre. Sin embargo, Graciana desbarató la puerta y entró en la casa. Aparece de testigo Lope Perez de Artazcoz de 30 años.

Otro pleito de 1557, pero con datos de 1556, abunda en las deudas que motivaron el pleito anterior. Repite la ejecución de la deuda por el portero real a la se opusieron Graciana y Joahana María, su hija. Hay una lista de bienes hipotecados al difunto Miguel que incluia la casa y varias viñas. Figuraba también otra casa que tenía vecindad en Izu llamada de Mendigaña y los bienes de Ororbia. Graciana declaraba que al casarse con Miguel llevo 100 ducados de dote y cama de ropa, bienes que reclamaba.

5ª Generación

Bien, estamos ya en segunda mitad del XVI y parece que la casa pasó por deudas a poder de Juan de Lojau mercader de Iruña. A partir de aquí hay un período bastante oscuro, hasta que aparece la donación de 1603 de Joanes Perez de Artazcoz (Loperena) a su hijo Lope Perez de Artazcoz Ucar de una casa con su torre y palomar enfrente de la casa principal donde vivía Joanes (Loperena). Evidentemente, es la casa de Ugalde. Es decir, la casa seguía en manos de la familia Perez de Artazcoz, de la que descendía el citado Miguel de Artazcoz.

Lope Perez de Artazcoz Ucar se casó en 1606 en primeras nupcias con Cathalina Armendáriz Remirez de Yelz. Hicieron sus contratos matrimoniales en Pamplona (junto con los de María, hermana de Lope) el miércoles el 15 de marzo de 1606 ante el escribano de Asiain Fermín de Lizasoain. Joanes Perez de Artazcoz, el padre, ya había fallecido (ya se ha citado su testamento de 1604). Lope aportó las dos casas conocidas de Artazcoz: la de los Perez de Artazcoz (más tarde conocida como Loperena que afrontaba con Escolano y Miguel Yrurzun) y la de enfrente de la cruz de Malta (Ugalde).

Cathalina debió morir hacia 1615 y Lope se casó después con Francisca de Ziriza y Azanza natural deArtázkoz, hija de Pedro y María de Lizasoaim. Hicieron sus contratos el 23 de septiembre de 1616 ante el escribano Fermín de Lizasoain. Francisca era sobrina del licenciado Lizasoain, abad de Artazcoz.

Al parecer, mediante este emparentamiento la casa debió llegar a manos del licenciado Joanes Lizasoain abad del pueblo y tío de Cathalina.

Joana de Azanza Ziriza Lizasoain, hermana de Cathalina, se casó en 1615 con Miguel de Escolar y Lizasoain, hijo de Joanes de Escolar Elduayen  y Catalina de Lizasoain Urdaniz (o Urdanoz), esta hermana del licenciado Lizasoain. Miguel Escolar fue el heredero de la vecina casa de Eskolar.

Hicieron los contratos ante el su vecino, el escribano Lope Perez de Artazcoz el cinco de mayo de 1616. Estuvieron presentes: el licenciado Lizasoain, abad del pueblo y tío de la novia. La madre de Joana ya había fallecido. Miguel heredó la casa nativa que afrontaba con la de Lope Perez de Artazcoz y la de Juan Ibero, con todos sus bienes. Por su parte, Joana aportaba una casa hidalga en Ulzurrun, que ya había heredado en su primer matrimonio, y otra casa en Artazkoz que le había donado su tío, el abad del pueblo.

En el apeo de 1646 Joana, ya viuda, era dueña, aparte de la casa principal de Eskolar, de otra que le dejó el licenciado Lizasoain. Vivía en ella su tío D. Martin Perez de Ziriza, el abad.

6ª Generación

Juana María de Escolar y Ziriza, hija de los anteriores, nació el pueblo el 31 de enero de 1621en Artazkoz donde se casó en 1649 con Carlos de Elso y Arbizu Bernedo el 17-12-1623, señor del Palacio de Artazkoz. Juana heredó los bienes de la casa de Escolar y Carlos los del palacio.

Los contratos matrimoniales los hicieron del 12 de febrero de dicho año ante el escribano Juan de Oteiza. A Juana Maria su madre le donó la casa de hidalgos de los Escolar que afronta (al igual que hoy) con la de Loperena. Además, también heredó otras dos casas, reservándose la madre la de Ulzurrun. Una de las casas heredadas por Mari Joan la ocupaba su tío D. Martin, al abad a quien se la dona de por vida con la cláusula de que si se vendiera para casa parroquial no requeriría permiso de la Real Corte. Esta casa, por los afrontes que presenta, debía ser la actual de Ugalde, enfrente de Loperena.

1669 es un año muy importante en la historia de esta pareja. El 8 de agosto hacía el testamento Juana María ante el escribano de Asiain Martin Perez de Artazcoz. Aparece la casa “donde viven”, que afrontaba con calles por todos los lados, y había sido del licenciado Lizasoain. Parece, de nuevo, que se trata de casa Ugalde.

En el apeo de 1678 no encontramos referencia concreta de esta casa, pero el palaciano Carlos Elso era dueño de 4 casas: el palacio, Eskolar, Doncarlosena y otra. Es muy probable que Doncarlosena se refiera a la casona de Ugalde. Vivía en ella Pedro Ilarregui casado con María Villanueva. Estos tuvieron hijos en Artazkoz en 1676 y 1678, ambos apadrinados por los palacianos, lo que nos confirma que serían sus renteros.

Siguientes Generaciones

A partir de la pareja anterior, la casa habría estado en manos de los dueños del palacio y de casa Eskolar. Repasando la historia de estas casas podemos ver quiénes habrían sido sus dueños: Juana de Elso Escolar con Joseph Carlos Velázquez de Medrano y Daoiz » Luis Antonio Velázquez de Medrano Elso con Ana Maria Raphaela de Marichalar»  Manuel Vicente Velázquez de Medrano Marichalar con Manuela de Zaro  Ulzurrum » Maria Liboria Vicenta Belazquez de Medrano Zaro.

En el apeo de 1723, estos Belazquez de Medrano tenían 5 casas en el pueblo. La de Doncarlosena estaba ocupada por Martin Janariz (Ver historia de Janariz).

Maria Liboria Vicenta Belazquez de Medrano Zaro, nacida en Puente la Reina en 1769, fue la última propietaria descendiente del palacio. Soltera, al no tener descendencia, nombró en 1847 por heredero universal de los bienes de Artazkoz a Juan Bautista Echaiz, de una conocida familia puentesina.

Poco después, en 1849, Echaiz sacaba a la venta los bienes de Artazkoz. Fueron comprados en su mayoría por Javier Fernandez de Barrena Almandoz, dueño de casa del Maestro (hoy Cabodevilla). Entre los bienes figuraba nuestra casa en cuestión: que afrontaba por dos lados con plaza y calle. Echaiz mantuvo en su poder el deteriorado palacio, que más tarde sería adquirido por los Arilla.

Esta compra es corroborada algo después, en 1850, cuando sus dueños Javier Barrena y Pedro José, su hijo, pidieron un censo sobre sus bienes. Entre estos aparece, aparte de la casa principal, una casa en el centro rodeada de plaza y calles (seguramente la de Ugalde comprada a Liboria).

Últimas Generaciones

Pedro José Fernandez Barrena Munarriz, bautizado en Artazkoz el 6 de marzo de 1828. Se casó en Sarasate el 27 de noviembre de 1848 con Manuela Erice Elso.

Tras la muerte de Pedro José, en 1855, Manuela  y su suegro Javier se quedaron con una deuda de 30.000 reales de vellón, sin fondos para dotar a los hijos solteros, hermanos de Pedro José.  Como dote, a Casimira Fernandez Barrena Munarriz le cedieron una de las casas con su patio, pozo, corral y demás bienes. Esta casa afrontaba por los cuatro costados con calles (parece claro que era la de Ugalde).

Casimira recibió la casa, pero para venderla inmediatamente, en 1860, a Fermín Arraiza Ilincheta (Mendigaña de Etxauri), quien pagó 27,5 onzas. Casimira también recibió una borda en San Gregorio (afrontaba con la de Aizkorberena), más una fuesa en la iglesia. Todo lo vendió a Arraiza.

En esta segunda mitad del XIX y parte del XX cabe pensar que vivieron los Ugalde, de donde habrá derivado el nombre conservado hasta la fecha. Al estudiar la genealogía de los Hugalde Urtasun, vemos que procedían de Ibero, Lizasoain, Ubani y Olza. Llegarían al pueblo  Miguel Urtasun y Maria Manuela Perez a principios del XIX. No sabemos si se instalarían como renteros en la mencionada casa.